Skip to main content

Clases en línea: me veo bien, me siento bien

¿Han notado que con el paso del tiempo comenzamos a relajarnos en diferentes aspectos de nuestras rutinas? Andar sin zapatos en la casa, desayunar o comer en familia se han vuelto las nuevas formas de enfrentar esta nueva realidad. Lo que inició con una sacudida empieza a situarnos en espacios “comunes” que pueden ser favorecedores, pero también contraproducentes.

 

ESTUDIAR EN LÍNEA

Por un lado vemos a docentes y estudiantes navegar de manera más autónoma e intuitiva en sus clases en línea y esto no hubiera sido posible gracias a la gran habilidad de adaptación que hemos tenido. Sin embargo, hay otro reto al que también nos tenemos que enfrentar. 

Estar en casa ha permitido que podamos desarrollar cercanía con nuestra familia, pero también nos hemos dado cuenta de que hemos perdido el interés de vernos y sentirnos bien en apariencia. 

Al principio, era de lo más normal adoptar una vestimenta cómoda para nuestras labores, pero con el tiempo, y sin saber qué pasaría, esto se fue saliendo de control. 

¿Por qué la apariencia se ha vuelto un tema relevante en todas las aulas y oficinas virtuales?

Ya más adaptados, importantes compañías en todo el mundo han puesto el ojo en este tema. Los departamentos de Recursos Humanos han tenido que adoptar, por todos los frentes, medidas drásticas con el tema de vestimenta durante horas de trabajo en las oficinas virtuales. 

¿Afecta nuestra vestimenta en una conferencia de Zoom o en una clase virtual? La respuesta es Sí. 

 

Estudia en UNIDEP

En un mundo donde la conexión e interacción humana ha cambiado de apretones de manos a presentaciones virtuales, esta es la única oportunidad que tenemos de construir un sentido de quiénes somos.

1.- Nuestras clases online o reuniones de trabajo no han dejado de ser importantes por estar de manera virtual

2.- La adaptación a esta nueva normalidad es un reto que si logramos pasar tendrá importantes beneficios en nuestra vida laboral y académica

Los expertos recomiendan que durante esta adaptación procuremos continuar con nuestros hábitos de antes, y la ropa es clave y fundamental en el proceso.   

3.- Presentarse a una aula virtual académica en pijama o desarreglado no es favorable en la comunicación y en el flujo de la clase. 

Es importante que los estudiantes y las organizaciones comiencen a asumir responsabilidad por el sentido de vestir en un mundo virtual de reuniones.

Presentarse desarreglado es una muestra de:

  • Poco interés por la clase
  • Poco interés por los que están presentes en la sala 
  • Poco interés por ti mismo
  • Poco profesionalismo (Estamos aquí para profesionalizarse)

 

¿Pero qué pasa si me arreglo como cuando iba a las clases presenciales?

¡MEJORA TU ÁNIMO! La ropa que usamos influye en nuestro estado de ánimo. ¿Cómo te quieres sentir hoy?

NO PIERDAS EL RUMBO Seguir nuestra rutina ayudará emocionalmente a no perder el rumbo de nuestro propósito.

SÉ DESDE HOY UN PROFESIONAL Profesionalizarse es también hacerse responsable de nuestra imagen y lo que deseamos proyectar con ella. 

Si bien estos cambios han impactado en todos los aspectos de nuestra vida diaria, es importante ahora, más que nunca, que nos adaptemos y  tomemos algo de control de nuestras vidas, especialmente con nuestro aspecto. 

En pocas palabras, nunca ha sido más importante contar tu historia a través de lo que llevas puesto y cómo te presentas.

 

Foto

 

Imagen de StartupStockPhotos en Pixabay

 

Add new comment

Restricted HTML

  • You can align images (data-align="center"), but also videos, blockquotes, and so on.
  • You can caption images (data-caption="Text"), but also videos, blockquotes, and so on.